Voto levófilo

Publicado en

Voto levófilo (sí: laevos es izquierda en latín; y philo ya saben ustedes).

Librillo de Ramón Buenaventura

Me temo que en lo económico nuestra independencia está total y, por el momento –a falta de Gran Revolución–, irrecuperablemente perdida: las corporaciones detentan (sí: detentan, miren el diccionario) un poder absoluto originado en su riqueza absoluta. En ese aspecto, da igual quién gobierne, izquierda, derecha, o los pulcros muchachitos de la yenka naranja.
Ahora bien: el gobierno de las corporaciones nos presenta una pequeña ventaja que podríamos aprovechar. Es verdad que no nos tolerará ninguna medida de ningún tipo que perjudique sus intereses, pero también es verdad que las sociedades anónimas u ónimas no tienen religión ni principios morales ni nada parecido, y les da exactamente igual lo que hagamos con nuestras almas y nuestros cuerpos, con tal que consumamos lo que hay que consumir. Quiero ello decir que en el ámbito social pueden ser más tolerantes que en el económico, y que quizá admitiesen algunas mejoras que…

Ver la entrada original 84 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: