Emily Dickinson

Publicado en

“Cada pesar que me encuentro mido
con ojos atentos y escrutadores…
Me pregunto si pesa como el mío
o si es más llevadero su tamaño.
Me pregunto si lo aguantan de largo
o bien si apenas acaba de empezar;
la fecha del mío decir no puedo…
como un dolor tan añejo es sentido.
Me pregunto si les duele vivir,
si por seguir en pie han de afanarse
y si elegir les fuera permitido
no optarían acaso por morir.
Noto que algunos, con harta paciencia,
al cabo restablecen su sonrisa…
remedando una de esas lámparas
con una pizca de aceite provistas.
Me pregunto si al irse acumulando
años… unos miles… sobre el dolor
que temprano les hiriera, tal lapso
pueda procurarles algún alivio.
O si aún continuarán padeciendo
a lo largo de siglos de coraje,
iluminados hasta un sufrimiento
comparado con el amor más grande.
Multitud son los afligidos, dicen,
multitud son las causas y variadas,
la muerte tan sólo es una y sucede
de repente y sólo clava los ojos.
Hay el penar de escasez o de frío,
hay eso que llaman «desesperanza»,
hay el destierro de ojos naturales
privados de ver el aire natural.
Y aunque su especie con exactitud
sea incapaz de precisar, aun así,
un vivo consuelo me proporciona
marchar de paseo por el calvario.
En los modelitos de cruz fijarme
y ver cuáles son las que más se llevan,
mucho más fascinada al presentir
que algunas son réplicas de la mía.”

Black-white_photograph_of_Emily_Dickinson_(Restored)

“Todo mi patrimonio son mis amigos.”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: